7/9/12

TREATO


9/07/2012 08:56:00 p. m. | ,


N'EL FERIAL

Obra de treato de Don Cosme  Blasco y Val, mestro, academico y  escritor de Zaragoza. Nació en 1838 y estudió Filosofía y Letras, Drecho Cevil y Canonico y Tiología. Jue mestro de Cheogafría hestorica en la Nuversidá de Zaragoza, catredatico de Literatura n'el Estetuto de Tregüel, de Retorica y Poetica n'el de Güesca, d'Hestoria critica d'España en la Nuversidá de Barcelona y d'Hestoria nuversal en Zaragoza.  
Colaboró en pedoricos aragoneses y es repriesentante del costumbrismo aragonés. N'ista faceta popularizó'l seudonimo de «Crispín Botana». Unos textos en lus cualos fija menas, tradaciones, manieras y anédotas en repertorios largos de feguras autótonas. Destacan las remeranzas del «Tío Jorge» el de Zaragoza (1864 y 1866), los sais volúmenes de "La gente de mi tierra" (1893 y 1898) y "Las fiestas de mi lugar" (1899). Escribe tamién novelas ambientás n'el mesmo marco, como "Magdalena"; consejos pa chiquillos, en "María"; y publica cuatro tomos d'un Cancionero hestorico-popular d'Aragón.
El ferial  es una escena treatal costumbrista ambientá n'una feria de ganau y con  presonajes deversos. To es tratau a redor de la venda d'un caballo.
 
Un moñaco del lugar. (cantando a caballo en una bujica con sarria)
Lo que sente un fematero,
es que le quiten la fenta,
que le den una somanta,
y que l'esbarren el bujo.
El tío Ildefonso. Ea pos. Diga usté, en concencia, ¿cuánto quié po'el lión? L'alvierto de güenas a primeras, qu'a yo m'agusta poco malemplegar parabras: lo que s'ha d'hacer tarde, vale más hacelo dispués y vicievelsa.
Manuelo (el chitano). Pos acompare, voy a diciselo a usté sin nengún riquilorio ni dentrapujá y como es yusto y corresponde a un animal de caballo de la entrefinor y fetillería d'ise, qu'es de verdá mu noble y mu cabellero y muchismo más juerte que'l mesmo Piñón de Giblartar. Me dará de güena ganica ciento trenta duros y una pesetica, quitándole a usté l'atalaje.
El tío Ildefonso. Recol, que discansaico quedaría usté.
¿Qué le paice d'iso, tio Apolito?
El tío Apolito. Qu'asubidico es el precio. Veo que los dos estéis mu desalpartaus y qu'hay masiau de diferiencia dentre lo que'l siñor pide y lo que tú t'inclinas a dale. Yo no digo que l'animal sía roín, iso no, pero a mi enrever no vale tanto. A yo m'agusta porque es mu paicidico al del Tio Cañutas, l'analquista, aquel que quié l'enlaicamiento u rebalsamiento la ilesia y el cimenterio libre, y siempre s'alcuentra a güeltas con el pato funeral...
El cho d'enantes. (cantando, arrecogiendo yemo y echándolo en la sarria)
Ya se que t'has bocarau, que tiés tres pa estriar, dos en la puerta l'Audencia y el Dios de las auguas, tres.
Una chitana. (cercándose con zalamería a la tía Churra)
Senta usté, güena siñora, ¿quié usté que le diga la güena-ventura u las oraciones porque vía usté como en un espejo de cuerpo entero'l retrato d'una presona de centros malos que la tie a usté confitá del to?
La tía Churra: Sí, paiso estoy yo, pa oraciones. Vayase y dijeme en paz, que no quió conocencias con alparceras, brujas ni enchiceras. Toas isas cosicas son del dimonio. ¡Jesús, María y Gusé!
La chitana. (con sorna y en voz cacha). ¡Mire usté la siñora poco-moño! ¡Mal sablazo le pegue un cevil de cabellería qu'estía desagenau! ¡Cara de yesca pasá! ¿Quié usté augua bendecía, so biata resellá? ¡Premita'l cielo qu'a la que se güelva usté al pueblo, víase preseguía d'un toro furo y no tenga usté más emparo que la mosquera d'un trompo, y que si tie usté angún hijo, ojala que se vía n'el poderío d'un tutor biscorniau y poco noble!
El tio Zenón. Amos, ¡humo d'iste corro! ¡Tía culiparda! ¡Cara de misco viejo! ¡Vayase usté d'aquí a hacer painetas y dije usté calmudamente a isas mujeres, sinós vocío a uno d'isos guardas de la gorrica con el piquico que sustiene'l monecipio, y se la lleva a usté a fartar rancho ande no le de miaja'l sol!
La chitana. (espachándose)
Ya me voy, ya me voy, tío espantajo de güerto. Que tie usté traza de ser más endurío que yerro machugau y de vender dica las estopas de l'olio. ¡Premita Dios qu'en poder de chiquillo víase, que n'el suyo unico hijo se quede y que le punchen y repunchen la lengua como p'hacer almondiguicas.
El tío Zenón. Y qu'a usté, tía mostosa, l'ubran la casporra d'un peñazo, le cuerten el resollo del pecho y se l'encuque isa boquica, qu'es de más grandaria que la del trabuco naranjero que tie'l tiío Trabajos n'Ateca pa cudiar bien la Santa Ilesia y la Virgen la Peaina.
Manuelo (el chitano). Pos mire usté, siñor Jelipe, no s'esfegure usté que yo ha sido un ciquirribeile d'ise caballo. Lo pagué onza por onza en la feria de Plasencia a l'amo suyo, qu'era un siñorín engomau y sudatinta, con la vista travesá y d'una familia de mu por riba y de muchismas campanillas. L'estripa-terrones, aun toavía pensose que m'hacía una gracia. Se las tiraba de mu ricacho, pero yo le conocí, po'el habito'l cuerpo, que paicía d'esmayo de monises y que se lo minchaba una chabea de pelo rullo y ojos de brasinás ardientes al cualo le tenía empingorotau el sentido y la inteligencia, y qu'era mu sota y mu poco mirá'n la charra. A mi me faltó, y si no és po'un güen amigo, que púsose en los midios, le quito sin estrumento y d'una mangusa roniga toa la ferradura de los quijales y dica me la mincho como una botifarra.
Un hombre nomenau Manuelo. (enfilándose al tío Sinforoso)
¡Senta! ¿querría usté, talmente, mercame un bujico de llet y dos pollinas quinzenas? Se las daré apañadicas.
La tía Churra: No siñor, qu'estamos agora n'un otro trato. Prau pollinas u bujos hay n'el lugar, ¿verdá siñora Locaria?
La siñora Locaria. Bien lo crío, maña. Y de güen piazo.
El tío Jelipe. ( fijándose n'el tío Manuelo) ¡Otri! Si nuo había guipau al tío Manuelo.
El tío Manuelo. Sí, ya ha visto qu'estabas dentretuvío.
Manuelo. (Al tío Manuelo). Mire usté, tocayo. L'estoy hiciendo'l mijor trato'l mundo con ise animal qu'es to un caballo en regla.
El tío Manuelo. No paice malico, no. La coda la tie una miajica curta, pero iso no es dengún vetigal.
Manuelo. Con que son ustés amigachos ¿eh?
El tío Manuelo. ¡Hespitalera! Y que no nus conorguemos d'ayer. De mozos teníamos ya contratación y dispués estemos n'el servicio melitar los dos plegaus, namás que yo no salí de soldau raso y este allegó a emprencipios de cabo.
Manuelo. Y la gracia suya sigún ha sentío, es Manuelo, ¿es dicierto?.
El tío Manuelo. Sí siñor. ¿Por qué?
Manuelo. ¿Que porqué? Choque usté, hombre, choque usté. Porque a yo me dicen tamién asina y el pare miyo tamién jue Manuelo, y a la maye li dicían Manuela, y a los agüelos y a toa la familia parientela lus nomenaban tamién los Manuelos. Ea, amigo miyo, que San Manuelico l'alargue la vida a güen recau d'años pa vender con salú y ganancia isas pollinas y ese bujo de llet.
La tía churra. (Por lo bajo)
Sí, y que San Manuelo nus ubra bien de par en par los ojicos de la cara, pa salir sin esprejuicio d'iste trato'l caballo.
El tío Manuelo. (espachándose)
Con que, que vaya bien y a parar juertes.
Manuelo. Vaya usté con Dios y con los animales suyos, güen amigo, que m'ha alcontentau muncho de conocelo.
El tío Jelipe. Mire usté, tío Manuelo, le puemos dar a usté del caballo unos mil rales. No puemos estiranos a más. Iso ya trai cara y ya es ponenos en razón.
Manuelo. Manda usté mu repoquico, siñor Jelipe. S'haga usté cárrego aspacio de qu'isa bestia es to un siñor caballo, que tie  fila mu rebonica y estampa güena y que en la mena suya es de lo mijor y más seleto del ferial y como la crema y la ingle y fer de toicos los animales que po'aquí se ven. Téngolo en muncha estima, y como si endevido juera de la  familia miya mesma. Bien sabe Dios que'l deshaseme d'él es efeto del menester y atropellamiento y las cercustancias. Vale mu bien tres mil rales, y sinós que venga aquí en presona'l capitán cheneral, qu'es siñor que compriende, u cualisquier un otro melitar qu'amonte en cabellería, y dígole a usté que paso por lo que diga la  boca impropia suya. La vida le costó a la probecica maye suya a la que lo echó a iste grobo'l mundo. Y cuidiau qu'era una yeugua torda, con pies mu redondilaus, con una adoná como de siñorita culsi y con un pelo de más finor que la seda d'un panuelo Manila, d'isos que train po'el augua de la mar salá. Era aquella bestia un güen zepo que hubiá criau, sin que sían faltás istas mujeres, renuevos mu ricos, si el cielo le conserva más tiempo l'organo de la suspiradera. La vez primera que yo la guipé, llevaba un atalaje con unas corgaduras y una ornamenta que daba gloria mirala. Paicía toa una siñora yeugua, y, como iba tan majica, andaba mu serena y mu pita.
Un ceguillosco. (cantando con aconsejá de gitarra)
Ascuchen pos el relato miyo, que ya brigüela templo, y los padres de familia prenan d'iste acomodo ejemplo.
La mujer que va con el ceguillosco. Güenas presonas y  cabelleros nobles. Tengan espentole y duelo y hagan un bien de caridá, por amor de Dios y la Virgen del Pilar, a iste probe y enfiliz cegalla impelío de la vista, por capicausa d'una troná malinna que l'aganchó n'el caminico indo a Calatayú en busca d'una melecina pa un hombre qu'estaba atacau del pecho.
La siñora Locaria. ¡Bendicío Dios, cuantisma calamidá hay n'iste muindo! Aive, aive ista chichica, güen hermano.
El ceguillosco. Munchas gracias, alma chenerosa y puntaguda; la Virgen dele güen recau de salú pa criar a la familia y vela n'el estau que mijor pense y inore.
La siñora Locaria. ¡Probe! ¡Tan mozo y ya no ve gota con los ojos!
El ceguillosco. (gañolando)
Por cinco centimos doy el climen qu'hació un tal Manuelo Navarro, po'el cualo faltó engarrotau n'el entablau del patibulo, n'el lugar de Saliñena, ande jue a velo muncho presonal, como dícise y conta con toas las letras n'iste paper con los mas chicutos promenores y cercustancias suyas.

“Válgame la Virgen pura con claror sinestra,
pa contar las disgracias d'un climinal pecador.
Sacro Dios onipotente güestros juicios son etiernos,
terrible es la  yusticia güestra
y a la tuya voz tremola l'ifierno.
Hazte bien cárrego, letor, y mirate n'iste ejemplo,
por vier como Dios castiga
a lus que no llevan freno.”

El tío Saforoso. Amos, siñor Manuelo, que con cien duros está'l caballo mu bien pagau y repagau.
Manuelo. No puo de dengún modo. Mire usté candáura, que caiga d'ojos y que con cuidiau manosea los remos del cuerpo: Anque escorra y más escorra, en jamás el Dios sente corriale (fatigas). De jaquetón no se diga. Es un lión en to'l percal de la parabra, y más sereno que'l  mesmo pare suyo, el cualo lo engiendró, justicamente a la qu'estaba en sesión la Casa'l Lugar. Si usté, siñor Saforoso, dija ascapar ista joyica, la istá asperando por crompala un comendante de cevile, que lleva la cara empatillá y un lunarcico en la barba, salva sía la parte, que paice un escarbajo pilotero. Él se lo tasó en lo qu'ha dicío, y si engaño, qu'espiche usté d'esmayo canino y a yo me se salga'l seso po'aquí po'ande enjaretamos l'alimento por dale juerza y valor a l'estómaco, que sustié'l organo vitalicio y toa la maquinaria del tripotaje que tenemos en la ventrera.
Un mozo. (que pasaba cantando y a caballo n'un bujico)
A la que tenía dineros tú me dicías cadello,
y agora que m'ha güelto probe me ves y me pones morros.
Un chiquillo. (gañolando)
El Diario d'Avisos de Zaragoza: co una carta de Bilchite y una otra de Gotorrita; con tres partes de zaguera hora y uno de las islas Celipinas, y con el climen qu'ha ocurrío en Torrero a matí mañana.
La tía Churra. Sí sí: señe, señe. ¡Siempre climenes, qu'hay aun poca mortalera! ¡Mira qu'es muncho que siempre s'estían matando n'iste Zaragoza! ¡Pero! ¡Santisma Virgen del Pilar! ¿Cuándo dijaran de ser animales? ¡Cuidiau que s'han güelto chente regolvedera! A cualsiquier cosica, a punchase u esacese como cansalá con la nevaja u el guchillo.
La siñora Locaria. No tiés qu'estraniate, mujer. Pus no ves que no engarrotan a naide y las autoridás están imposibles y frías y dijan pasar to ileso y sin castigo.
El ceguillosco. (cantando con la vigüela)
Y ansí corrió a vier al reu escopetiau el populacho y a fer que no paicía campo de muerte aquel campo, porque mozos y chiquillos, tamién mujeres y viejos y dica madres amorosas con los hijos suyos en brazos, acudieron a empentones por vier tan murrio espetaclo.
Manuelo. Le regüelvo a usté a dicir, que no dije usté'l caballo. Mire que s'arripintirá a la que no haiga apaño ni compostura, y dica pue ser que l'escarbe n'el pecho'l cuco de la concencia, como si hubiá cometío un climen hurripilante.
El tío Saforoso. Ea pos. Ni la d'usté ni la miya. Le daré cien duros y diez más y una peseta, puniéndome antimás anzima l'atalaje, y asunto cunclío.
Manolo. No puó... pero... en fin, venga isa manica de güen amigo, y trato hicho. Dentre cabelleros u presonas honrás como yo y usté, no m'agusta quedar mal. Estía usté siguro que con ista bestia, va a dar l'avento n'el lugar y a quereselo amontar el mesmo siñor abate y dica'l siñor Bispo a la que vaya con el palo retorcío a endrechar la vesita y a dale la gofetá de la conseñación a los chiquillos de la cofadría humana del vecindario.
Enfílese usté la visual de la vista al cabellero y mire usté qué sospiro echa de súpito. Barrunta ya que cambea l'amo. Namás l'encomendo que me lo trate bien y haga cuenta qu'es la persona miya mesma. A la que me diseparo d'un animal como iste, dispués qu'uno l'agarrau afeto y siempatía, cría usté, tío Jelipe, que me s'apreta la boca de la entrana y paice que me va a dar angún vaiven u atosigo de pechos, y que me se va a cuertar ripintinamente l'estambre de la eixistencia corporativa.
La tía Churra. Pare cuenta, güen hombre. Nus amos a llevar el caballo, pero con el conque de que no tenga na imprefeto n'el cuerpo.
Manuelo. Siñora, le digo a usté qu'es completo en to y na me desimporta dijáselo a usté a preba. Con' iste baticuello le respondo de que no tie lobanillo, carbunco, tocadura, añidienza ni denguno d'isos alifates que, a la qu'uno menos pensa, es de lay que les acometan a los animales y de demás creaturas.
El tío Saforoso. Avíe los dineros y conte.
Manuelo. Ya l'ha contau usté y prau.
El tío Jelipe. ¡Hala, Saforoso! Agancha l'abrío y amos a llevalo a la posá.
El tío Apolito. (a la mujer, la siñora Locadia, que s'alcuentra asentá n'el suelgo)
Tú, chica, cantía d'ahi. Paices alma en pena u buja cansá, qu'en cualsiquier parte t'asientas.
El tío Jelipe. Vaya, siñor Manuelo, qu'haiga salú y a parar juerte.
El tío Apolito. Lo mesmo digo.
Manuelo. Muchismas gracias. Que tengan güena suerte y qu'alleguen bien al lugarico.
(Por lo bajo).
Y que quiá'l Padre Topoderoso qu'a l'amontar el caballo a la qu'haiga cambeo de luna, no te tire de casporra y t'espiace'l cerebro po'el sinculoquio de la cocota.


Si quiés pués escuadriñar tamién en.... :


0 comentaris:

Publicar un comentario

Dija'l comentario tuyo

CAMPAÑA DE APOYO A LA CULTURA CHURRA

LENGUA CHURRA, con sintimiento...

LENGUA CHURRA, con sintimiento...

MAPA

MAPA

L'ORAGE N'ADEMUZ

L'ORAGE EN BUÑOL

L'ORAGE EN CANTAVIEJA

L'ORAGE EN CIRÁ

L'ORAGE EN SEGORBE